Las cooperativas asistentes al encuentro proceden desde distintas partes de la geografía española y entre ellas hubo representantes de cooperativas ya en funcionamiento, como son Trabensol en Madrid, Servimayor en Cáceres, Profuturo en Valladolid, La Muralleta en Tarragona, Los Milagros o Sol Dorado en Málaga, Convivir en Cuenca o Fuente de la Peña en Jaén y también muchas otras, todavía en distintas fases iniciales de puesta en marcha (Brisa del Cantábrico en Cantabria, San Hermenegildo en Teruel, Centro de Convivencia Cooperativa en Tres Cantos, Mendikoartea en Navarra o Casa de la Vida en Córdoba). 

El objetivo de dicho encuentro fue la creación de un grupo estable que trabaje sobre las problemáticas con las que se encuentra este nuevo modelo.

Entre los temas tratados hubo cuestiones relacionadas con la fiscalidad y con el modo de conseguir el reconocimiento de los servicios de atención a la dependencia para personas que viven en estos complejos residenciales. Parte del debate se centró en fijar las características diferenciadoras de esta modalidad de cooperativas con respecto a otras tipologías de Centros de prestación de Servicios Sociales, normalmente admitidos por la normativa reguladora de la asistencia social. Entre otras características se enumeraron la autogestión, la convivencia entre personas mayores con un estilo de vida autónomo e inclusivo en la comunidad o la promoción del envejecimiento activo y saludable.