El pasado 5 de septiembre, el Secretario General de Hispacoop, Félix Martín y Paloma Villegas de la cooperativa Trabensol, se reunieron en las dependencias de la Federación Española de Municipios y Provincias con el Jefe de Área de Derechos Sociales y Ciudadanía, Joaquín Corcobado.

El objeto de la reunión fue trasladar a la Federación Española de Municipios y Provincias, información sobre el movimiento de cooperativas residenciales y asistenciales para personas mayores, que se está desarrollando en nuestro país, cada vez con más fuerza.

Estas experiencias, de base cooperativa, son iniciativas en las que las propias agrupaciones de personas mayores se constituyen en promotores, gestores y beneficiarios de su propio proyecto cooperativo, haciéndose responsables de su propio proceso de envejecimiento (que desean activo y conservando la mayor independencia) y poniendo de manifiesto, de paso, que este sector de la población es activo en términos de generación de actividad económica y empleo.

Las 10 cooperativas que actualmente están en funcionamiento, responden perfectamente a la filosofía de la cooperativa de consumo que representa Hispacoop, y cuyo objeto es suministrar bienes y servicios para el uso o consumo de sus socios o de quienes con ellos conviven. Son de hecho, asociaciones de personas que, unidas, desean desarrollar un proyecto económico colectivo rigiéndose por unos valores y principios específicos, lo que la distingue de otros modelos societarios.

En concreto, estas cooperativas representan más de 40 millones de euros de inversión, la creación de unos 263 empleos, 812 apartamentos construidos y unos 521 en fase de proyecto y con un índice de ocupación del 73%. Pero además hay otras muchas en fase de diseño o constitución y otras tantas en fase de búsqueda de espacios para empezar a construir.

En este punto, Hispacoop considera que este tipo de iniciativas, que requieren largos plazos de tiempo y grandes esfuerzos, podrían conseguir un mayor desarrollo si contasen con el apoyo de los municipios, como espacio clave de desarrollo local y fomento de la economía social, teniendo en cuenta que muchas de estas cooperativas surgen del deseo de las personas que las componen de quedarse cerca de los lugares donde han vivido. Son por tanto entidades que contribuyen a generar empleo (tanto directo como indirecto) a través de empresas con gran arraigo en el territorio donde nacen.

En la reunión se habló de la posibilidad de que Hispacoop participase en la Comisión de Bienestar Social de la FEMP para explicar este modelo de cooperativas así como dar noticia de las mismas a la Comisión de Despoblación.

 

Asistenciales